fbpx
Beneficios de las redes sociales para una empresa

Beneficios de las redes sociales para una empresa

Hoy en día no hace falta ser muy avispado para darse cuenta del enorme potencial que tienen las redes sociales, tanto a nivel personal como a nivel profesional. En este caso vamos a hablar de los beneficios de las redes sociales para una empresa y me gustaría hablar también de las desventajas, pero habría quedado un artículo demasiado corto. Tan corto que lo mejor habría sido dejar una página en blanco.

La misión principal de una empresa es la de ganar dinero y directa o indirectamente todos los beneficios de las redes sociales inciden positivamente en este propósito.

Mejoran nuestra presencia y e imagen

Hoy en día es extraño que una empresa, prácticamente del ámbito que sea, no tenga ningún perfil en redes sociales. A día de mañana es capaz de ser hasta ilegal no tenerlos (vale, igual me he pasado aquí).

Cuando digo que mejoran nuestra imagen lo hago refiriéndome a unas redes sociales bien cuidadas y trabajadas. En caso de subir una foto borrosa cada par de semanas con faltas de ortografía es mejor no tener redes sociales, aunque es mucho mejor arreglarlas. Si no tenemos los conocimientos, el tiempo o las ganas suficientes no es excusa, pues hay profesionales que se dedican a ello.

Permiten una comunicación directa con el cliente

O con el posible cliente, que es igual de importante. Hoy en día mucha gente prefiere escribir un mensaje rápido en facebook que escribir un e-mail. Esta pequeña ventana de contacto adicional que se le ofrece al cliente puede ser el hecho que incline la balanza para que confíe en nosotros o escoja otra opción que le resulte más cómoda, como por ejemplo la competencia.

Prácticamente a día de hoy todo el mundo tiene un smartphone desde donde consulta sus redes sociales. Esto significa que nuestra empresa está también dentro de ese teléfono, justo en el bolsillo del cliente, a todas horas del día y en todos los lugares donde se encuentre. No necesita más explicación este hecho. Hace años habríamos pensado que algo así solo podía ser obra de un milagro. Hoy muchas empresas siguen obviando lo que realmente significa esta oportunidad.

Como norma general nos es más fácil conectar con aquellas que podemos ver cada par de días que con las que hablamos una vez cada par de años, ¿no? Lo mismo para nuestra empresa a efectos de fidelización de clientes.

La competencia está allí

Si no es uno es otro, pero nuestra competencia se encuentra en redes sociales, pues la mayoría de empresas están presentes. No tener este canal disponible es simplemente estar un paso por detrás de nuestra competencia en el aspecto comunicativo.

Vamos a conocer a fondo a nuestro público

Gracias a muchas herramientas para redes sociales y para el análisis de nuestra audiencia podremos conocer al dedillo a nuestros clientes. No solamente conoceremos sus gustos, sino también datos personales como edad, género, ubicación y un largo etcétera de datos que nos permitirán adaptar nuestros productos y servicios a las necesidades de los que los van a adquirir. Es decir, vamos a aumentar nuestras ventas. Ni más, ni menos.

Aparte podemos realizar encuestas para obtener un feedback todavía más personal y focalizado hacia lo que de verdad nos interesa.

Publicidad muy barata

A diferencia de otros métodos de publicidad, las campañas en redes pueden ser tan específicas que hace que el coste por impacto sea mínimo. Podemos definir con total precisión cualquier aspecto de las personas a las que queremos llegar. Gustos, localización, edad, sexo, etc.

En este caso somos nosotros que vamos directamente al cliente a mostrarle el producto que necesita (o quiere) sin necesidad de que él lo esté buscando como sucede con otros métodos de publicidad.

Podemos darle personalidad a la empresa

Es imposible poder darle el toque humano o dotarla de personalidad solamente con la web, pues es algo más estático. Las redes sociales son dinámicas, están vivas. Podemos retransmitir en directo, podemos mostrar aspectos que no seríamos capaces de mostrar en la web. Es decir, podemos humanizar y darle una personalidad propia a la empresa, generando así una conexión mucho más fuerte con nuestros clientes.

Mejoran el posicionamiento y las visitas a la web

Es otro punto de partida para llevar a nuestra audiencia a que visite nuestra web y ahí vean ya de forma más detallada lo que queremos que vean. Además, a nivel SEO y posicionamiento en google, los enlaces a nuestros perfiles sociales inevitablemente van a estar en las primeras posiciones cuando alguien nos busque.

Es un escaparate que montamos a nuestro gusto

Nuestros productos o servicios van a estar en redes sociales sí o sí. No debemos olvidarnos de que nuestros clientes sí que están y si publican algo sobre nosotros puede no ser exactamente lo que nos gustaría mostrar. Sin embargo si tenemos nuestras propias plataformas desde donde mostrar al mundo lo que hacemos y de qué forma lo hacemos siempre será más positivo para la empresa.

Permiten una mayor facilidad para el lanzamiento de nuevos productos

Si ya tenemos una audiencia que nos sigue y está pendiente de nosotros, lanzar un nuevo producto y darlo a conocer es muy sencillo. Además, podemos responder sus dudas, sugerencias y tantear el recibimiento que ha tenido de una forma muy rápida y económica.

Gestión de quejas y crisis de reputación

Imagínate que por algún motivo estamos sufriendo una crisis de reputación o varias quejas en redes sociales y no tenemos perfiles propios. ¿Cómo podemos estar seguros de que no se queda alguna queja sin responder? No es muy buena idea hacer oídos sordos a nuestros clientes o posibles clientes ante cualquier problema que haya surgido. En caso de tener nuestros perfiles, lo más probable es que nos etiqueten o vengan al perfil a realizar dicha queja. Allí podremos apagar el fuego y actuar de la mejor forma posible de cara a la relación que queremos construir a largo plazo con quienes son la razón de que nuestra empresa exista, nuestros clientes.

Podría exterderme mucho más, pero estos son algunos de los beneficios de las redes sociales más claros para una empresa.

Comparte este artículo

Gerard Rodríguez

Soy una persona hecha a sí misma, adicta al aprendizaje, con una mente extremadamente analítica y unos valores muy claros.

Científico por vocación, nunca llegué a ejercer como tal pero siempre me dediqué al diseño y aplicación de estrategias matemáticas, siendo jugador profesional de poker durante 12 años.

Ahora aplico estas capacidades a las redes sociales y sus algoritmos ayudando a mis clientes a aumentar su visibilidad y mejorar su presencia en las redes. Y eso, es algo que me fascina.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies